Tacógrafo ¿qué es y cómo funciona?

Tacógrafo ¿qué es y cómo funciona?

El tacógrafo es un dispositivo de control destinado a registrar e indicar, los datos relativos a los kilómetros recorridos y a la velocidad de los vehículos, así como los tiempos de conducción y descanso de sus conductores.

En España es obligatorio desde el año 1983. Dicho dispositivo ayuda a mejorar la seguridad en carretera y las condiciones de los conductores, garantiza a las autoridades un control eficaz de las normas en materia social y facilita a cada conductor los datos de los distintos bloques de tiempos.

El AETR “Acuerdo europeo sobre el trabajo de las tripulaciones de vehículos dedicados al transporte internacional por carretera» en la Directiva N.º 3821/85 establece los requisitos para la regulación y uso del tacógrafo.

El tacógrafo es un módulo básico para el día a día de un transportista y su uso indebido conlleva a una infracción. Para un uso correcto y efectivo del dispositivo, es importante conocer su historia, tipos de tacógrafos, funcionamiento y consecuencias del mal uso. Aquí te daremos toda la información que necesitas saber.

Historia del tacógrafo

la idea de utilizar un tacógrafo surgió en Europa

Históricamente, la idea de utilizar un tacógrafo surgió en Europa en el momento del rápido desarrollo del transporte de mercancías por carretera. Por el deseo legítimo de los dueños de negocios en ejercer control sobre sus implementos y empleados.

Se creó inicialmente para garantizar seguridad y tranquilidad a los propietarios de empresas automotrices cuando el conductor y el automóvil están fuera de la empresa durante un largo período de tiempo.

Los primeros fabricantes de tacógrafos fueron compañías de relojes, ya que el dispositivo se basaba en registrar la velocidad y la distancia recorrida en relación con el tiempo real. Con el transcurso de los años, el diseño y el funcionamiento del tacógrafo cambiaron de acuerdo con los requisitos del mercado.

La tarea principal asignada al tacógrafo ha cambiado, actualmente es un dispositivo de seguridad vial, ya que las causas principales de tales accidentes son la fatiga del conductor o la velocidad máxima permitida para este tipo de vehículo.

Tipos de tacógrafos

La estructura de los tacógrafos ha cambiado con el pasar de los años. El primer dispositivo fue analógico, después apareció el tacógrafo digital y finalmente el tacógrafo digital inteligente.

Tacógrafo analógico

analógico

Su estructura es la de un velocímetro, por lo que lleva incorporado un indicador de velocidad y un cuentakilómetros, se le añaden además diversas funciones de registro. Dichos registros se realizan a través de unos dispositivos impresores llamados estiletes o agujas de punta de zafiro, que inscriben en el anverso de un disco circular de papel.

Los gráficos se hacen en función del tiempo, el disco circular gira una revolución completa, es decir, 360º cada 24 horas, quedando registrado las funciones de velocidad, distancia recorrida, tiempo, trabajo y apertura de la caja que contiene la hoja de registro (disco diagrama).

Tacógrafo digital

digital

El tacógrafo digital está configurado para detectar y avisar de infracciones o actividades incorrectas en la conducción del vehículo. Está formado por: cables, sensores de movimiento y unidad intravehicular.

Este aparato de control permite el registro de las actividades del conductor durante al menos, los últimos 28 días en la tarjeta de conductor y los datos del vehículo durante un periodo de 365 días.

Tacógrafo digital inteligente

Tacógrafo con sistema de navegación

El tacógrafo digital inteligente se ha implantado en España y en toda la Unión Europea el 15 de junio de 2019 según la nueva “Regulación del Tacógrafo 165/2014”. A través de esta regulación todos los vehículos que se matriculen a partir de dicha fecha deberán contar con un nuevo tacógrafo digital inteligente.

Este nuevo tacógrafo inteligente se diferencia de los anteriores dispositivos porque es capaz de aprovechar todas las ventajas que suponen las tecnologías como el GPS o el futuro sistema para la navegación llamado Galileo.

El objetivo de este aparato es la consecución de un mejor transporte terrestre, de forma que se eviten accidentes y se implanten las medidas de seguridad necesarias para el ahorro de combustible, la reducción de los niveles de CO2 y un aumento de la vida útil de los vehículos.

Funcionamiento del tacógrafo

El Tacógrafo registra la información

La función principal del tacógrafo es registrar información sobre la marcha del vehículo y las actividades del chófer, por ejemplo: los kilómetros circulados, la velocidad, la hora, los periodos de descanso y las pausas que realice el vehículo durante el transporte.

También tiene como función importante reducir los accidentes en la carretera. Para mejorar la seguridad del conductor y otros usuarios de la carretera, el dispositivo registra el cumplimiento del régimen reglamentario de la tripulación.

El tacógrafo está diseñado para que el conductor trabaje y descanse la cantidad de horas necesarias para una conducción segura.

En definitiva, el tacógrafo es una herramienta que garantiza seguridad y control del trabajo de los conductores de manera que se evitan infracciones y actuaciones poco profesionales.

Consecuencias de su mal uso

Mal uso del Tacógrafo

Existen algunas acciones o infracciones de seguridad que pueden traer consecuencias a los conductores, entre ellas están:

  • No contar con el tacógrafo o de alguno de sus elementos.
  • No utilizar el tacógrafo instalado en el vehículo.
  • Llevar instalado y/o utilizar un tacógrafo no homologado.
  • Carecer de placa de instalación
  • Sobrepasar o disminuir los tiempos de conducción o descanso

Antes algunas estás acciones, podrás obtener una multa de 2.001€ a 4.000€ y la pérdida de la honorabilidad de la persona que, ocupe el puesto de gestor de transporte en la empresa «infractora», durante un plazo que no supere a un año. La empresa transportista será la encargada de responder ante esta infracción.

Deja un comentario