Requisitos y funciones de un tramitador de siniestros

Requisitos y funciones de un tramitador de siniestros

Te has preguntado alguna vez ¿qué es un siniestro en seguros? Simplemente, es un acontecimiento que puede ser prevenido y que las aseguradoras están en la capacidad de garantizar su indemnización dentro de una póliza. El tramitador de siniestros es el trabajador encargado de gestionar todo lo relacionado con el caso.

Algunos ejemplos claros de siniestros son: choques, incendios, atropellos, naufragios, fallecimiento, invalidez, enfermedad o intervención quirúrgica. En caso de tener una póliza, el primer paso realizar el proceso de indemnización, es acudir a la aseguradora para ser atendido por un tramitador de siniestros.

Un tramitador de siniestros es un profesional imparcial que evalúa los daños dentro de una situación desfavorable que involucre a un seguro, estos junto con el departamento de siniestros ofrecen soluciones y orientaciones necesarias a los clientes en cada situación particular. En este sentido, las funciones de un analista de siniestros implican tener un amplio conocimiento en el área de seguros.

¿Para ser tramitador de siniestros qué requisitos se necesitan?

En primer lugar, para ser un tramitador de siniestros es necesario tener una titulación universitaria, esto en realidad es uno de los requisitos más importantes. Sin embargo, para ser un profesional completo es necesario que tengas otras aptitudes dentro de la formación como, por ejemplo:

  • Manejar herramientas informáticas
  • Tener conocimientos en ventas
  • Cursos de especialización profesional en seguros y siniestros
  • Capacidad de negociación y comunicación
  • Conocimientos básicos en otras lenguas extranjeras, especialmente portugués y francés, por ser idiomas de países limítrofes de España. Además del idioma inglés, para casos en que se requiera trabajar con visitantes o turistas
  • Empatía, inteligencia y autocontrol emocional

Funciones de un tramitador de siniestros

Las funciones que debe ejercer un tramitador de siniestros no son tan sencillas como parecen, estos profesionales cumplen tareas fundamentales e importantes dentro de las compañías de seguros. Dentro de las competencias laborales más relevantes que deben tener, están:

  • Analizar la cobertura del bien asegurado
  • Detectar algún fraude
  • Abrir el expediente del caso
  • Analizar los costos
  • Gestionar los daños ocurridos en el siniestro
  • Vincular cada expediente con los daños personales o materiales
  • Autorizar y tramitar los pagos del siniestro considerando las valoraciones realizadas
  • Coordinar con los demás departamentos de la compañía aseguradora todo lo referente a los pagos
  • Hacer el seguimiento de cada uno de los casos, hasta la culminación y liquidación del proceso

¿Qué hay que estudiar para ser tramitador de siniestros?

Para ser tramitador de siniestros es necesario tener cierta formación académica. Los interesados en tener esta profesión deberán estudiar carreras como: Derecho, Economía, Administración o Dirección de Empresas, Gestión Comercial, Administración y Finanzas.

También puedes tomar algunos cursos especializados para complementar los conocimientos, como lo son: cursos de legislación, cursos de Office, navegadores de Internet y Outlook, tratamiento de siniestros, auxiliar de siniestros, tipificación y tratamiento de los siniestros, entre otros.

Fases de la tramitación de un siniestro

Las aseguradoras, ante un siniestro, se encargan de realizar trámites que garanticen la satisfacción de sus clientes. Estas emplean principalmente 6 fases, las cuales van a permitir cumplir con los acuerdos presentes en la póliza de seguros.

  1. Recepción de la declaración: el asegurado aporta información completa del siniestro
  2. Apertura del expediente: incorporar información y datos de la tramitación
  3. Valoración inicial del siniestro: en esta fase se analizan los costos
  4. Primeras comprobaciones: el tramitador de siniestros evalúa si continuar o no con el proceso hasta el final
  5. Intervención del perito: el perito evalúa económicamente el siniestro
  6. Resolución de la tramitación: Se toman decisiones para concluir el caso (pagar la indemnización, anular el contrato o rechazar el pago de la indemnización)

Deja un comentario