Trámites para patentar un producto paso a paso

patentar un producto

¿Tienes una gran idea dando vueltas en tu cabeza y no quieres que otra persona te la robe? No dejes que otro obtenga beneficios de ello. Aprende todo sobre patentar un producto paso a paso con este pequeño tutorial y deja de preocuparte por posibles plagios.

La patente no es solo para proteger tu nuevo producto, también puedes usarla para conceder licencias. Cuando te conceden todos los derechos sobre un producto, tu puedes decidir quien puede utilizarlo y quien no.

“Una patente es la garantía de exclusividad para su inventor tanto en la fabricación como en la comercialización del producto o procedimiento”

Todas las grandes marcas registradas que vemos a diario, han hecho previamente los trámites de patente de su producto antes de su explotación comercial. Así que, si piensas poner en marcha una idea innovadora y única, presta atención a esta información que puede resultar de mucha importancia para ti.

Requisitos mínimos para patentar una idea

Nos referimos al término “idea” como un producto físico único, que no se haya inventado hasta ahora. Entonces, se puede patentar este producto, lo que no se puede patentar es la marca, puesto que, una marca se registra.

Por otra parte, debemos tener claro que no todo se puede patentar, existen ciertos requisitos para patentar una invención, como los siguientes:

  • Que sea un producto o procedimiento totalmente nuevo en el mundo.
  • Que sea una inventiva que presente características nuevas, sin igual a lo ya existente.
  • No debe ser abstracta, es decir, debe tener un uso práctico y que se pueda llevar a cabo.

Cómo patentar un producto

El procedimiento para patentar un producto es similar a registrar una marca. Te mostramos todos los pasos que debes dar para realizarlo:

1.- Definir el producto a patentar

Patentar un producto único

El producto a patentar debe estar bien definido y asegurarte de que no existe nada igual o similar en el mundo. También se recomienda registrar una marca, un logotipo y/o un nombre para ese producto.

2.- Comprobar que el producto no esté patentado con anterioridad

Es imprescindible que compruebes que no exista un producto igual o muy parecido al que creaste y que no se encuentre patentado en la Oficina de Patentes. De aparecer un objeto igual, no podrás solicitar la patente.

Puedes comprobarlo dirigiéndote a la página web de la oficina de patentes de tu país y revisando en sus bases de datos. Agiliza la búsqueda escribiendo palabras claves que se relacionen con el producto. Este procedimiento suele ser gratis.

En el caso de que no exista la opción de buscar en la página web de tu oficina de patentes (o no sepas cómo hacerlo), puedes ir personalmente a la oficina física y pedir que te busquen lo que necesitas.

3.- Redactar una memoria descriptiva del producto

Descripción detallada del producto a patentar

Prepara una memoria descriptiva de tu invento, que cumpla con lo establecido en el Reglamento de patentes. En este informe debes describir perfectamente el producto, destacando la novedad que se desea reivindicar. La memoria debe contener:

  • Descripción detallada
  • Imágenes o figuras del invento
  • Reivindicaciones que destaquen
  • Resumen

4.- Tramitar la solicitud

Una vez realizado los 3 pasos anteriores, es hora de enviar tu solicitud. El trámite se puede hacer por Internet o acudiendo personalmente a una oficina de patentes, dependiendo del país en que vivas.

En España puedes tramitar los documentos de forma telemática a través de un certificado digital de usuario o acudiendo con el Modelo oficial a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) en Madrid.

Para no perder tiempo, llama a la oficina antes de ir y pregunta qué documentos necesitas llevar para patentar tu producto.

Prepara y cumplimenta todos los formularios de solicitud y preséntalos en la oficina correspondiente para obtener el numero de patente que te da derecho de exclusividad sobre el producto.

Debes saber que la invención quedará sólo protegida en el país en donde la registres y dispones de un plazo de 12 meses, a partir de ese momento, para extender la protección a cualquier otro país.

5.- Esperar la aprobación de la solicitud

Esperar llamada de aprobación de patente

Al terminar con todos los trámites de solicitud, solo resta esperar a que te llamen para informarte si tu solicitud ha sido aceptada o no.

Durante procedimiento para la concesión de una patente, se analiza tu invención y se realiza una búsqueda nacional e internacional de documentos publicados que puedan cuestionar la posible patentabilidad de tu producto.

Si en esa búsqueda no hay ningún desarrollo igual al tuyo, se publica la solicitud en el Boletín Oficial de Propiedad Industrial y la patente se hará efectiva desde el mismo día que se publique en el citado boletín.

Si es aprobada, prepárate para desembolsar el dinero correspondiente por tu certificado y las tasas de gestión. Además, recuerda renovar el certificado en el tiempo correspondiente para no perder la patente.

Ventajas de una patente

Además de los derechos exclusivos sobre el producto, la patente te da la posibilidad de adquirir una posición de importancia en el mercado y obtener dividendos que supere la inversión. También se puede licenciar o vender, porque en un activo para el titular.

¿Cuánto tiempo dura una patente?

Patentar un producto no es para siempre, es decir, el procedimiento tiene un tiempo limitado. Al pasar ese tiempo, debes realizar una renovación y de no hacerlo, el producto pasa a ser de dominio público y cualquiera podrá hacer uso de ello.

El tiempo de validez de una patente no es el mismo en cada país, debes consultar con la oficina de registros y patentes locales para que te asesoren. Generalmente, el tiempo suele ser de 20 años de duración.

¿Cuánto cuesta patentar un producto?

Patentar un producto tiene un coste  entre 1000€ y 2000€

El costo de patentar un producto dependerá de las tasas de cada trámite y a las tasas de mantenimiento de cada país. Por ejemplo, en España la solicitud de una patente internacional tiene un coste entre 1000€ y 2000€, incluyendo las tasas de I.E.T y el derecho de concesión.

OMPI señala que “las tasas que deberán abonarse al producirse la entrada en la fase nacional constituyen los costos más importantes, antes de la concesión de la patente. Entre ellas figuran las tasas de traducción de la solicitud, las de presentación de la Oficina nacional (o regional) y las tasas de adquisición de servicios de agentes de patentes locales”.

Las tasas de mantenimiento comienzan a partir del segundo año de presentada y durante el periodo de duración de la patente. El abono es de periodo anual, con tasas variables según cada región o país.

Deja un comentario